Vacunas: Los Mitos y Los Hechos

  • March 07, 2019
  • |Quartz
|
This is a blog post. The information may not be up-to-date. If you have questions, please contact Customer Service.
shutterstock_742803874
Existe mucha información circulando acerca de las vacunas. ¿Estás seguro de conocer la verdad acerca de estos cinco mitos de las vacunas?

Existe mucha información circulando acerca de las vacunas. ¿Estás seguro de conocer la verdad acerca de estos cinco mitos de las vacunas? Desde recibir la dosis de refuerzo cada año contra la gripe hasta erradicar enfermedades mortales alrededor del mundo, las vacunas han cambiado la cara de la medicina moderna en el mundo y salvado millones de vidas. Con este historial comprobado ¿por qué todavía existen los debates acerca de su uso? Quizás el despliegue publicitario y la desinformación son los culpables. A continuación, tendrás mitos y hechos comunes que te ayudarán a entender por qué las vacunas son importantes para tu salud.

 

Mito 1: Vacunas causan autismo (MMR [sarampión, paperas y rubéola] y autismo)

Hecho: Un estudio en el 2015 con más de 95,000 niños y niñas, demostró que no se encontró ningún enlace de desarrollar autismo por recibir la vacuna MMR. Además, no había ningún vínculo para los niños y niñas con un hermano(a) con autismo.1

 

Mito 2: Las Vacunas no son seguras.

Hecho: Las vacunas son estudiadas en miles de personas antes de su aprobación para uso regular y después de varios años.

  • The Vaccine Adverse Event Reporting es un sistema que mantiene récords acerca de las preocupaciones de las vacunas. Monitorean raros problemas con las vacunas en 200 categorías de enfermedades, muertes, visitas a la sala de emergencia y hospitalizaciones de millones de personas. En caso de que problemas de salud son identificados, profesionales en cuidados de salud pueden rápidamente cambiar las recomendaciones.

 

Mito 3: Si no recibo la vacuna estoy solamente arriesgando mi propia salud.

Hecho: Las vacunas funcionan mejor cuando las personas a tu alrededor también las reciben. Si no te enfermas o eres inmune a una enfermedad, aquellos que no pueden vacunarse o están en un riesgo alto de una enfermedad obtendrán cierta protección.

  • Un estudio reciente demostró que cuando jóvenes adultos recibieron la vacuna contra la gripe, las personas mayores en la misma comunidad tenían menos probabilidades de tener la gripe. Esto es importante ya que las personas mayores son más probables de experimentar síntomas más severos de la gripe.2

 

Mito 4: Estamos recibiendo demasiadas vacunas.

Hecho: Las vacunas son diferentes de lo que solían ser. En 1960 había solo tres vacunas — viruela, polio y DTP (difteria, tétanos y tosferina). Esas vacunas tenían más de 3,200 antígenos. (Los antígenos son sustancias externas al sistema inmune del cuerpo). Hoy en día, hay 25 veces menos antígenos en todas las series de vacunas. En otras palabras, mientras hoy existen más vacunas también hay menos antígenos.

 

Mito 5: Es mejor protegerse de las enfermedades al contraerlas de manera natural.

Hecho: Infecciones naturales están asociadas con muchos riesgos, incluyendo: muertes, hospitalizaciones, discapacidades severas como daños cerebrales, perdida de la audición, defectos al nacer, perdida de extremidades, esterilidad, etc.

 

DATOS FUNDAMENTALES:

  • Cada año, la vacuna contra la varicela previene al menos de 3.5 millones de casos en los Estados Unidos y casi un 100 por ciento de efectividad previniendo casos severos. 3
  • En los años 2016-2017, las vacunas contra la gripe previnieron cerca de 5.3 millones de enfermedades de la gripe, 2.6 millones de visitas médicas relacionadas con la gripe y 85,000 hospitalizaciones por la gripe.
 
Fuentes:

1 JamaNetwork.com, “Autism Occurrence by MMR Vaccine Status Among U.S. Children with Older Sibling with and without Autism,” (accessed December 17, 2018), available at JamaNetwork.com.
2 Vaccines.gov, “Vaccines Protect Your Community,” (accessed December 18, 2018), available at vaccines.gov.
3 CDC.gov, “Chickenpox Vaccine Saves Lives and Prevents Serious Illness,” (accessed December 18, 2018), available at cdc.gov.

Comments

Load more comments
Thank you for the comment! Your comment must be approved first